Páginas vistas en total

miércoles, 29 de diciembre de 2010

León y Castilla en 1230

LEÓN Y CASTILLA EN 1230

Vuelvo con más fuerza y posibilidades con un nuevo blog, que sea actualizado más a menud y que comprenda aspectos más amplios que la mera historia de León o de su antiguo Reino. Para ello, he rescatado el artículo del que más orgulloso estoy. Un saludo y nos vemos pronto:
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

A los lectores les sonará la Unificación Alemana, la italiana… Pero ¿a que no sabíais que en Castillalón tenemos nuestra propia unificación? Pues sí, la tenemos, o eso dice la leyenda, castellana por supuesto.
Comenzaré exponiendo mi “tesis”: Según la historiografía, los reinos de Castilla y de León se unen o unifican bajo la personificación de Fernando III “El Santo “.
Primero, explicaré la diferencia entre “unir “y “unificar “.
Unión:
Según el Diccionario de la RAE:
8. f. Alianza, confederación, compañía
Nótese, que una confederación no es una unión con pérdida de identidad
La Rae define confederación como:
(Del lat. confoederatĭo, -ōnis).
1. f. Alianza, liga, unión o pacto entre personas, grupos o Estados.
Dejamos así claro que el término unión no lleva implícito la fusión en un solo ente. (Estados Unidos es el ejemplo perfecto)
La Rae dice de unificar:
(Del lat. unus, uno, y -ficar).
1. tr. Hacer de muchas cosas una o un todo, uniéndolas, mezclándolas o reduciéndolas a una misma especie. U. t. c. prnl.
El término unificación lleva implícito más de un significado, que nos pasa oculto a la mirada crítica, me explico. Una unificación, consiste, si hablamos de dos territorios, en integrarlos en uno solo. Hacer de ese ente doble uno único. Lo que ocurre en 1230, por tanto, no es una unificación, y por varios motivos. Uno de ellos es, la separación aún de cortes de León y cortes de Castilla. Se reunían por separado, los problemas se comentaban por separado, y las campañas militares correspondían a la expansión natural de los reinos ya prediseñada por Fernando I de León. La campaña de Sevilla de Fernando III se hizo como consecuencia de la expansión natural del Reino (O Corona) de León. A esto hay que sumarle, que precisamente la herencia paterna de Fernando III era León, y que al estar en este territorio, el León del escudo ideado por él mismo se encontraba en primer lugar en el cuartelado.
Todo este tiempo se nos ha estado vendiendo 1230 como la pérdida de identidad de León, como de su pérdida de poder político, supremo, etc. en la Hispania de la época. Pues bien, en aquel 1230, por los motivos antes expuestos, tenemos una situación en la que dos reinos se encuentran agrupados en el seno del mismo monarca. Esto es, que para nada tienen las mismas cortes, las mismas inquietudes, o la misma identidad de población.
Por si esto fuera poco, Castilla y León, León y Castilla, no era un reino. No eran ni siquiera dos reinos. Ya en 1230 (antes también, pero sería demasiado denso explicarlo) León era una Corona, debido a los territorios de Galicia, Asturias, León y Extremadura. Lo mismo pasaba en Castilla con la propia Castilla (la vieja) y Toledo (amén de otras provincias, como las “vascas”). Si a esto le sumamos el hecho de la toma de la Taifa de Sevilla, sumamos otro reino propiedad del monarca. Con lo cual, cuando Fernando III accede al trono, se encuentra en poder de varios reinos, que si bien ya eran considerados Coronas por sí mismos, ahora lo podrían ser más.
Este artículo tiene un fin, y no es otro que desprestigiar la excusa perfecta de esta CCAA llamada Castilla y León. Nadie discute ya ( o casi nadie ) que hasta el siglo XIII León y Castilla no fueron nunca la misma cosa. El único hecho histórico al que se podrían atener es a 1230, pero como vemos, en 1230 no es más que una unión nominal. Entonces, ¿cuando se unifican las Coronas de León y Castilla? La respuesta es sencilla: Nunca. Esto les parecerá mal a algunos, pero tiene lógica y fácil respuesta:
Los historiadores no saben cuando dar comienzo exactamente a la Corona de Castilla (propiamente entendida como Corona, habitualmente). Unos hablan de 1230 y otros de la unificación de cortes del XIV. ** (1).Como hemos visto, León tenía sus cortes, sus privilegios y leyes, discutía sus propios asuntos, etc., con lo cual sería absurdo afirmar que en el momento en que Fernando III hereda los dos reinos, nace la Corona de Castilla. No hay ninguna anexión, pero a Fernando no le salió barato hacerse con León (con su trono). Por lo tanto, admitamos que la Corona de Castilla nace a principios del XIV con Fernando IV. ¿Qué problema podemos encontrar ahora? Pues uno muy grande para los castellanistas de pro, y es el siguiente:
Se defiende desde ese castellanismo, que León y Castilla, si no eran lo mismo, llegaron a estar unidos en algún momento de su historia, siendo el germen de esta nuestra España. Pues ahí tenemos donde darles: Si con Fernando IV, nace la Corona de Castilla, eso es porque se reconoce que está compuesta por: Reino de Galicia, Principado de Asturias, Reino de León, Reino de Toledo, la Extremadura, Reino de Sevilla, Reino de Castilla, etc. Entonces, no podemos decir que León y Castilla estaban unificados porque simplemente eran dos reinos bajo el mando de una sola corona. Si afirmásemos lo contrario, Sevilla sería Castilla, lo mismo que Galicia, o Asturias. El único denominador común es que estos territorios, en un determinado espacio-tiempo, estuvieron bajo el “protectorado “de la Corona de Castilla.
Así pues, con todo esto, no encontramos un solo nexo de unión que nos indique que en algún momento León y Castilla estuviesen unidos como reino, o como región. La prueba de ello es que la CCAA ha tenido que buscar en los comuneros la fiesta de la Comunidad, un hecho que nos parece, cuanto menos, un absurdo. Es como si en España tuviésemos que celebrar el día que Fernando Alonso ganó su primer mundial de F1.
Esto no es invención, es la historia verdadera. No tenemos más que ver los mapas a lo largo de la historia**(2) para ver como las regiones, son las regiones. En ocasiones variaban de tamaño o fronteras, pero evidentemente existían, no se borraban. En cualquier caso se creaban nuevas, como por ejemplo Extremadura, en ocasiones Leonesa, en ocasiones Castellana. Aquí ya no me vale el hecho de “no vale pensar como en el siglo XIII “ya que las actuales CCAA’s están creadas, en teoría, en bases históricas, refiriéndose a que las regiones tienen derecho a constituirse como Comunidades Autónomas. Recordemos que no es lo mismo, por ejemplo, para que en 1800 León se encontrase regido por la Chancillería de Valladolid, a que la región de León sea la misma que Castilla.
Con este artículo breve solo pretendo desmitificar ciertos puntos de nuestra historia. Cuando pueda, lo ampliaré, y lo basaré en obras ya existentes y en diversas fuentes. Un saludo.
**(1) http://enciclopedia.us.es/index.php/Corona_de_Castilla: La Corona de Castilla también mantiene la vigencia de sus reinos: León, Castilla, Galicia, Toledo, Extremadura, Sevilla, Córdoba, Jaén y Murcia; pero a diferencia de la de Aragón hay una sola Corte, y sólo unas Cortes para todos los reinos. Aunque se mantienen dos Cancillerías, la de León y la de Castilla, y cuatro notarios: el de Castilla, el de León, el de Toledo y el de Andalucía.
**(2): http://historialeon.blogspot.com/

3 comentarios:

  1. Aleeex :) me encanta esta entrada jajajajaja
    no me mola castilla ya sabes o bueno eso ya me entiendes xDD

    ResponderEliminar